Masaje chino en Violeta, Barcelona

Manos suaves, presiones fuertes y acabado inmejorable. Así fue mi última experiencia en Violeta, centro de masajes chinos en la zona alta de Barcelona.

Me pasé este sábado a última hora y me atendió una masajista de apariencia juvenil, aunque sus 30 años bien los debe tener.

Me hizo bajar por unas escaleras estrechas y me metió en una de las tres cabinas que disponen. Me desvisto y empieza el masaje con poco aceite y presiones fuertes. Sabe lo que es complacer y disfruté en cada pasada de sus dulces manos.

Empezó por arriba y poco a poco fue bajando. Muy bueno el masaje de piernas. Al girarme fue muy sutil y acabó el servicio como una gran profesional. Chica altamente recomendada.

El masaje duró una hora (20€ masaje + 10€ de propina).